martes, 15 de septiembre de 2015

Parece, pero no



Lo curioso de los amores para toda la vida
es que se fugan en menos de un parpadeo
aunque sepamos que perdurará en nuestra memoria
aún cuando nuestra eternidad
sea sólo el recuerdo
de un beso
que no sintieron los labios
sino las ganas,
tu espejo
y mi alma,
dejando a un lado el fracaso tras la derrota
y el amor
tras el desamor.
Puede que no memoricemos en que momento
fueron capaz de atravesar nuestro corazón
pero si aquel
que antes de irse
ya sabía que no podría quedarse
porque no todos los que consiguen alcanzarnos
son capaces de hacernos sentir,
y lo sentimientos,
a veces,
son sólo caparazones vacíos,
y los padecemos,
y nos liman,
como si la verdad nos dejase a punto de querer disparar,
bordeándonos como vértices afilados,
haciéndonos sangrar por cualquiera
que venga
con vacíos de demostraciones por bandera
y con las vendas que ya no son capaces
de contener las heridas
de todas
y cada una
de sus guerras.
Con las promesas
hay que mantener la distancia justa
que hay algunas que se rebelan
y comienzan cumpliéndose
antes
de que terminemos eligiendo
si queremos una vida segura
o un momento interminable,
que luchen por
pero sin nosotros,
o si tan sólo es una forma de mitigar
la soledad que nos aqueja
que nos quejamos de que no necesitamos
demostraciones
que nos demuestren
que las promesas no siempre prometen
lo que cumplen
y no digamos
de lo que se cumple sin prometer,
necesitamos hechos con palabras,
menos pared
entre pecho y espalda,
suspiros
y falta de aliento,
lo necesitamos todo de nadie
porque hemos aprendido
que los alguien
siempre
nos dejan sin nada,
porque hemos vivido que caerse
también es crecer,
porque desde las profundidades
sólo las luces mas insistentes
consiguen alcanzarnos
cuando únicamente
nos sentimos tinieblas,
porque crecer también es levantarse,
que vivir un poquito con oscuridad
no nos hace más débiles,
ni más cobardes,
sólo
un poco delincuentes,
que no cualquiera es capaz de convivir
entre dos precipicios
no todos son capaces de leernos el alma
aunque la tengan delante,
porque levantarse es mirar siempre
hacia adelante
y aceptar
que todo lo que dejamos atrás puede volver,
aunque nunca vuelva.

7 comentarios:

  1. Me ha encantado volver a leerte. Gracias por tus regalos en forma de poesía.

    ResponderEliminar
  2. No sé por qué pero leerte siempre me deja pensando
    para bien o para mal da igual

    un besito


    www.humanfilters.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Siempre me gusta volver para encontrarme con tus palabras
    Son como viejas amigas que por mucho tiempo que pase sin ver, cuando vuelven aunque sea cada vez de diferente forma, siempre puedo ver en ellas lo que descubrí hace ya muchos años:
    Todos los secretos que guardan, las verdades confesadas ante el papel que tiemblan solo por ser nombradas, por hacerse más reales de lo que aún ya lo son por sí mismas.
    Por otro lado... ¿Qué puedo decirte de este poema Cold?
    Que me encanta, como solo me puede encantar todas tus palabras. Que creo que no hay nadie mejor que sepa describir lo fugaz que puede ser lo que se podría considerar el amor de una vida entera, o como se te escapa de las manos sin poderlo evitar, permaneciendo en un continuo estado de espera... de una espera que nunca verá su recompensa.
    Supongo Cold que lo ideal, por aquello por lo que vivimos y por lo que en parte hemos sufrido, es encontrar un instante que dure toda la vida, y que te proporcione esa seguridad y esa estabilidad que también se necesita.
    Yo, estoy convencida de que existe, en algún lugar. Y quizá seamos de las afortunadas que lo lleguen a encontrar y a vivir. Quién sabe, ¿no?
    De cualquier modo, siempre quedará más bonito si lo transformamos en poesía
    Por eso nunca puedes dejar de escribir :)

    Te quiero mucho Cold!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu manera de contarnos lo que se remueve dentro de ti, envidio y admiro la manera en la que lías cada torbellino hecho pregunta y respuesta entre tus letras, como consigues curar heridas, abrir ojos y soltar puntos con solo una caricia de tus versos.

    En este texto, si tuviera que destacar algo, sin duda me quedo con el desangrado que me provoco "y los sentimientos a veces son sólo caparazones vacíos"

    ResponderEliminar
  5. Creo que es un manifiesto de aceptación y resignación demasiado doloroso.

    ResponderEliminar
  6. Y del amor, sólo queda guardar en un baúl los mejores momentos, las risas, los helados de menta y los bailes bajo la lluvia. Hay que continuar sin mirar atrás, sin las llaves de judo que trata de hacernos el dolor. Y después de todo lo malo, renacerán las ganas de comerte el mundo. Sin que vuelva.
    Precioso.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. Tienes el don de abrir el alma con dolor, y eso es maravillosamente precioso

    ResponderEliminar