lunes, 28 de enero de 2013

Un poquito de verdad



Siempre he querido escribir de tal manera que a la persona a la que fuese dirigida la hiciese llorar. Llorar sólo porque la emoción era tan grande que no le cabía únicamente en sus ojos y tenía que dejarla marchar de alguna manera. Dejarla ir, para que realmente se cerciorara de que era muy real. Tan real que posiblemente pasaría mucho tiempo hasta que volviese a leer algo parecido.


Y una vez lo conseguí. Conseguí que saliesen palabras que significasen algo más que miedo, dolor, recuerdos o tristeza. Y no es que haya pasado precisamente poco tiempo. Mis tragedias ya pasaron hace demasiado, pero aun puedo escribir sobre ellas, puede ser posiblemente la temática que inunda cada uno de mis escritos y tampoco tiene sentido decir que es porque es lo único que he conocido, porque no es así. También ha habido momentos en los que podría estallar de felicidad, momentos errantes y efímeros, pero no podría capturarlos en tan solo una palabra. Conozco más la oscuridad que la luz. No me da miedo decir que me había acostumbrado a refugiarme en mi misma y en mi propio dolor. Había conocido una parte del mundo que aún me seguía asustando pero que posiblemente había conseguido conocer tan bien como me podía desconocer a mí misma.


Tenía idealizada mi vida, pensaba que la única manera de volver a encontrarme sería a través de los personajes de uno de los libros que tanto me gustaba leer. Porque me sabía enamorar de los personajes más crueles y con las sonrisas mas arrebatadoras del mundo. Antes, tenía la impresión de que necesitaba alguien así en mi vida, que explotara delante de mi ojos como si fuese un encuentro que llevaba esperando desde que acepté estar sola. Quería unos ojos que me vigilaran por las noches y me atravesaran la nuca. Quería idealizar el amor a partir del odio que aun sentía dentro de mí. Porque me habían abandonado y yo aún no estaba preparada para afrontar que era una etapa de mi vida que tenía que superar si quería seguir adelante. Llegó demasiado pronto. No quería estar preparada para hacer frente a ese tipo de mentiras que todo el mundo trata de ocultar para que sufrir sólo llegue un poquito más tarde de lo debido. En el fondo, todo el mundo sufre.


Y ahora que soy yo la que no lo hace me cuesta imaginar que pueda vivir así. Si puedo fiarme de los días que pasan y de las noches sin pesadillas. Desconfío de los días buenos. Hay momentos en los que imagino que esto es tan solo una compensación por todo lo anterior. Que después de haber pasado todo lo malo, algo bueno tenía que llegar para devolverme todo lo que me habían quitado, todo lo que me había quitado yo y todo lo que el tiempo se había llegado consigo mismo.



Ahora tengo motivos suficientes para sonreír. Para dedicarle cualquier sonrisa que tenga que ver con él. Con mi él, de ahora. Poder dedicarle todo lo que se merece por haber sabido encontrarme y por tener la paciencia para no dejarme marchar. Sé que soy difícil, y cada día me hago más difícil, que estoy marcada y que eso antes era una excusa muy buena para no dejar a nadie que se hiciese con mi vida y con mis riendas. Pero él nunca ha querido nada de eso, jamás ha querido saber mis debilidades ni mis miedos más profundos para luchar con ellos y tenerme bajo su control. Él ha sabido respetar mi oscuridad y mi silencio. Mi antigua vida y mi vida de ahora. Luchaba contra mi pasado sin ni siquiera preguntar contra qué estaba batallando. Confía en mis palabras y en la veracidad de mis acciones. Se enamoró de mi desquiciante interés por no controlarlo todo a todas horas. Y por todo esto, sería capaz de librarle de las maldades de los corazones que aún sienten resentimiento hacia las personas que como él han encontrado la felicidad en una desconocida. Sólo por eso le libraría de sus miedos y sus temores antes de que llegasen, le salvaría de si mismo sólo para recordarle que nuestras vidas han confrontado y han eclosionado sin hacerlo todo deprisa y por la fuerza. 


Tengo la confianza suficiente para escribir de mi yo de antes y mi yo de ahora porque él está conmigo. Porque sé que tendría que obligarle a que me abandonara para volver a estar sola. Que tendría que suplicarle que dejara de quererme para que realmente lo hiciera.

 Que si no es de ninguna de estas maneras, él no se va a ir de mi vida. Ha prometido quedarse conmigo y jamás he querido que una promesa tuviese tanta fuerza para cumplirse como esta.

5 comentarios:

  1. Es realmente hermoso lo que escribiste! Me sentí un poco tocada porque quizás me haya sentido igual.

    La oscuridad puede ser peligrosa si te acostumbrás a ella.
    Me alegro que haya llegado alguien en tu vida que te haga brillar.

    Beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. No sabes cuanto me alegra poder leer algo así tuyo Cold, ver como poco a poco tus textos van avanzando.. siempre con ese toque tan tuyo, pero ahora con un atisbo de felicidad escondida qe casi se puede palpar si se lee entre líneas..

    La verdad es que sea por lo q sea, merecías q te pasase algo así.. encntrar a una persona q luchase por tí todos y cada uno d los días sin importarle la batalla q estes librando en tu interior. Puede q realmnte todo se reduzca a eso Cold :) y mientras tu seas feliz, yo apoyaré con todas mis fuerzas la persona y la relación.
    No puedo decirte qe una parte d mi no se entristezca de q hayas dejado de buscar unos ojos que te paralicen a la primera mirada o un abrazo q casi te sujete de lo que el mismo te hace temblar... Pero sinceramente, al final todo eso se qeda en nuestros queridos libros y cada uno tenemos q encntrar nuestra realidad, nuestra historia. Y tú la has encntrado :).

    Yo sé q el te adora Cold, te quiere por encma de todo sin importarle lo demas. Eres su verdad.. Y mientras eso sea así sé q tu iras avanzando cada día más hacia la persona q quieres ser :)..
    Mientras tanto.. recuerda que yo no olvido ni un mínimo resquicio de tu pasado, de lo q fuiste, eres y quieres ser. A mi nunca llegarás a engañarme del todo aunque si lograrás (como has logrado ya) hacerme ver lo q es sin duda lo mejor para tí :)

    Te quuiero mucho Cold me ^^
    Y me alegro haber tenido algo (por pequeño q sea) q ver en esta historia :). A veces encntramos la historia d nuestra vida de la forma mas inesperada.. :)

    ResponderEliminar
  3. Tener algo así en tu vida, y q encima llegue en el momento más inesperado y cnd más lo necesitas, es algo mágico. No lo dejes escapar, y disfruta :)

    ResponderEliminar
  4. Precioso texto, precioso! Realmente me alegro muchísimo de que hayas encontrado a alguien que te ame de esta manera, que te quiera hasta el fin del mundo y que luche por ti.
    Una vez, en una entrada de mi blog dijiste exactamente esto:
    ''Que bonito. Lo cierto es que cuando vives esos momentos esperas prolongarlos lo suficiente para que parezcan que no tienen fin...
    Yo no sabría explicar esa clase de textos que haces tú. Con tanto amor y tanta precisión. Entiendo y he vivido parte de ellos pero creo que no estoy hecha para escribirlos. Pero me encanta poder leerlos :)''
    Pues siento atreverme, pero creo que no me equivoco al decirte que sí sabes explicar los textos con amor y precisión, justo aquí lo has hecho, al explicar cómo te ha cambiado y cómo te ama.
    Me alegro muchísimo, no le dejes escapar ;)
    Un besazo enorme guapaa!!^^

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que sí emocionas. Espero que cumpla su promesa.

    ResponderEliminar