lunes, 11 de febrero de 2013

El secreto es que no hay secreto



-Te sobran las palabras.- me dijo.

-No necesito una vida entera llena de excusas…- le dije.

-…solo enroscarme en tu alma.-me dijo.



Era un baile caótico. Me estaba haciendo pedazos para que cuando nadie se diese cuenta pudiese colarse por los recovecos de mis miradas. Sólo las que iban a parar al vacío.

Todo estaba lleno de vacío por todas partes.


Ya no tiritaba bajo la piel. Sus ojos encerraban el misterio de muchas noches en vela, de quién se despierta con el amanecer en las pestañas. Parecía despiadado cuando no conseguía liberarme de la agonía al saber que prefería estar perdida. Llevo perdida toda una vida y hasta entonces nadie parecía haberse resignado.



-Todo son flashes de vidas anteriores. Destellos de luces que impactaron con una realidad basada en pedazos de sueños.- me dijo


Perdí la cuenta, ya no recuerdo si eran sueños míos o suyos.


-Nunca tuvimos sueños de los dos.-le dije


Me miraba, y todo parecía fundirse en un último punto. Esta vez todo iba a salir bien.


-Hazte libre. Deja de amordazarte a tus errores. A tus derrotas. A tus despedidas. A la cruda realidad que parece desear retenerte a todas horas. Despídete de mí en tus sueños-me dijo.


Me liberó

4 comentarios:

  1. Los sueños siguen siendo la forma más cruel de recordar que tenemos...
    Creo que cuando una persona decide abandonar nuestras vidas, en ese mismo momento, sabemos con exactitud el grado de importancia que va a tener, con cuánta precisión le recordaremos y cuánto tiempo nos llevará dejar de echarlo de menos... Al menos tú y yo lo sabíamos.

    Antes pensaba que si no recordaba todos los días era una mala señal, se me desdibujaban los recuerdos si no echaba un vistazo de vez en cuando y no sabía que era más doloroso si recordarlo todo intensamente o empezar a tener vacíos dentro de mi historia..
    Ahora creo que como tú bien dijiste aunque nosotras no lo queramos ver... es tan solo una oportunidad de rehacer nuestras vidas, porque si decidiesen quedarse.. no seríamos ni siquiera capaz de pensarlo si quiera..

    Creo que hace ya un tiempo que decidiste que por una vez eras más importante tú que todos los recuerdos que pudieses tener, que era hora de liberarle, y de paso liberarte a tí y que aunque nunca volvieses a sentirte como cuando estaba a tu lado... aún te quedan muchas formas nuevas de sentirte tú misma.

    Te quiero mucho Cold :)

    ResponderEliminar
  2. Es impresionante como a veces la salida de alguien de nuestra vida puede hacernos tanto bien ;) Me gusto el texto

    ResponderEliminar
  3. :) Me gusta saber que te liberaste, es importante aprender a volar y aunque por un tiempo dejemos de hacerlo, nunca se olvida. Besos!!

    ResponderEliminar
  4. En el fondo la libertad tiene que ser buena.

    ResponderEliminar