viernes, 15 de febrero de 2013

Las palabras del corazón





Haces de tu vida una forma de vivir que difiere de todo aquello con lo que siempre habías soñado. Te desquicias ante cualquier idea que te impida soñar. Soñar es la única escapatoria para aquellos que le sobran motivos para volverse locos.  O te envuelve la locura o la nostalgia hace de ti el rehén perfecto para tus pesadillas.


Y es que nadie lo entiende. Me enamoro de los corazones. No de las personas, me gustan sólo sus corazones. No se esconden detrás del alma, están agazapados detrás de las palabras. Poca gente entiende que un corazón extiende su latido ante las palabras, por eso nadie se molesta en buscarlo. La mayoría de ellos tiemblan, tienen miedo y con el tiempo acaban desapareciendo.


Yo alimento mis palabras para que el mío siga escondido. Para que no se desvanezca como los de ellos. Los que se fueron. Es duro aceptar que aunque lo intentes parte de ese corazón que guardas dentro de ti se adhirió a aquella despedida que dejaste atrás. 
Los corazones se alimentan de las ganas de vivir

Irrecuperable
 

6 comentarios:

  1. Siempre leo tus entradas,y hacia bastante que no me llamaba la atención escribir en ninguna , quizás porque eh pasado por situaciones tan parecidas que me acabaría respondiendo a mi mismo ,o en otros casos me gustaría hacerte un comentario tan personal que no puedo evitar mas que mencionártelo sin mas por otras vías. Y esta no es una excepción ,pero me alegra leerte ,y solo te diré una cosa,te has equivocado ,los corazones no se alimentan de ganas de vivir, esas se pierden mas a menudo de lo que a cualquiera le gustaría, se alimentan de esperanza ,la gente no suele tener mas o menos ganas de vivir,simplemente tiene o no ,en cambio esperanza, si que podrías distinguir alguien con la suficiente esperanza como para no rendirse aunque todo se le venga encima...esas ganas infinitas de recuperar aquello tan preciado que perdiste, que aunque la gente piense que fue esa persona en concreto, es a ti misma

    ResponderEliminar
  2. "Soñar es la única escapatoria para aquellos que le sobran motivos para volverse locos".
    Esa frase, no sé de dónde la has sacado, en qué rincón de tu imaginación has encontrado algo así, pero es brillante. Y el resto de la entrada no se queda atrás, que quede claro, pero esa parte es genial.
    No sé de dónde sacas la inspiración para escribir algo así tan profundo y melancólico, pero espero que nunca se te escapen tus musas, porque hacen un trabajo envidiable. Pasarme por aquí siempre resulta maravilloso :)

    Muchísimas gracias por las palabras de ánimo que me dejas en mi blog, en serio. No sé, siempre que las releo y pienso que hay alguien ahí fuera, frente a su ordenador, que piensa que lo que hago merece la pena, mis dudas sobre mí mismo parece que disminuyen un poco. Es un placer tener gente como tú cerca, y espero haberte dejado claro que lo que tú sientes por mis textos es lo mismo que siento yo por los tuyos. Nunca dejes de escribir :)

    Un beso enormísimo :)

    ResponderEliminar
  3. Yo siempre he oído la frases típicas de "las palabras se las lleva el viento", "la forma más fácil de mentir es mediante palabras", "las palabras no demuestran nada".... Y mil más, por eso me ha llamado la atención tu texto.
    Creo que solo unos pocos sabemos sobrevivir a base de unos palabras que tenemos que esconder para que no nos quemen dentro de nosotros.. asique como tú bien dices, solo unos pocos nos atrevemos a guardar algunos de nuestros pálpitos entre las palabras que escribimos.. Dudo que alguna vez sepamos quien lo hace de verdad y quien es tan solo otro mero buscador de mentiras..

    Y la última frase.. Bueno, no sé si alimentan de ganas de vivir o simplemente de la lucha por sobrevivir.. porque sino.. hace mucho que algunos habrían muerto y siguen latiendo, no crees Cold me?

    Te quiero mucho

    ResponderEliminar
  4. Yo me enamoro de las mentes (como dice Hache). Creo que a día de hoy, es fácil de entender.

    ResponderEliminar
  5. Yo también me enamoro de los corazones, las personas y sus cabezas andan bastante perdidas últimamente. Es cuestión de tocar dentro, y tú sabes hacerlo realmente bien. Sabes cómo llegar y calar hondo.

    Has escrito una entrada preciosa, como siempre.

    PD: Gracias por los empujoncitos que das.

    Un abrazo desde http://retales-de-mis-noches-de-insomnio.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. La realidad es tan dura de aceptar que a veces la única escapatoria para seguir adelante son los sueños. Y cuantos más tengas, mejor, porque, aunque sólo sea por una cuestión de probabilidad, alguno debería cumplirse.

    Con respecto al corazón, éste se va descomponiendo en pedacitos cada vez que un amor se escapa pero, tiene una capacidad tan grande de regenerarse, que está dispuesto a volver a correr riesgos y volver a amar. Sin duda es más inconsciente que nuestra mente.

    Gracias por pasarte por mi blog. No sé hasta donde retrocediste en el tiempo leyendo mis post pero, al hilo de lo que me comentaste, quizá esta historia antigua te puede interesar:

    http://pedalier.blogspot.com.es/2011/03/la-realidad-y-las-expectativas.html

    Yo también me quedo en tu blog.

    ResponderEliminar