lunes, 18 de febrero de 2013

Nos estamos perdiendo



Antes entendía que perderse solo era despreciar una noche lejos de los tuyos. De aquellos que te ven con los mismos ojos aunque tú ya no seas la misma. Ahora sé que de esos ya quedan pocos.

No entiendo que parte fue la que entendí mal. Si fui yo la que inconscientemente al creer que nunca los perdería los fui perdiendo casi al mismo tiempo, o si sólo estaban de paso para dejarme un vacío tan grande como su ausencia. 

Hubiese soportado las despedidas, las palabras hirientes o incluso esa superioridad que nos caracteriza cuando hacemos todo lo posible para no parecer indefensos ante personas que nos importan y que en el fondo no queremos perder. Pero incluso ahogándome nada habría vuelto.

Conocemos a las personas para volver a conocerlas después, para despedirnos y añorar sus corazones y su alma. Pero nunca para empezar de nuevo. La concepción de la amistad se rompe y deja resquicios de sonrisas y miradas que estallan al contacto con la realidad. Cuando aceptas que en el fondo ellos también te han perdido a ti te das cuenta de qué su realidad es tan fuerte como la tuya y qué por mucho que lo intentes ya nada volverá a ser como antes. Y todos lo sabemos.
 

7 comentarios:

  1. Hemos hablado tantas veces sobre este tema que no sé si realmente puedo decirte algo nuevo, o al menos algo que te haga sentirte mejor..
    Supongo que hay personas que llegan a nuestra vida, permanecen un tiempo con nosotros, nos hacen quererles y aprender de ellos, nos acostumbramos a su forma de ver la vida y a su forma de ver la nuestra y después... simplemente se van.
    Realmente me he planteado muchas veces si sería mejor simplemente ser uno más y no dejar entrar demasiado a nadie para que luego la despedida no doliese tanto pero... no, tú y yo no somos así. Asique solo nos queda aprovechar el máximo tiempo posible con esas personas e ir atando día a día lazos que parezcan imposible deshacer... Y si algún día parecen desatarse, entonces solo nos queda dejarlos ir y si nos quedan ganas y fuerza, comprobar si realmente pertenecieron a nuestra vida si con el paso del tiempo vuelven a nosotros..

    Poco puedo decirte Cold, creo que he comprobado que cuanto más intentamos agarrarnos a alguien más se nos escapa de las manos..

    Solo puedo decirte que tú y yo nos hemos perdido tantas veces como nos hemos encontrado, conociéndonos cada una de esas veces y con más ganas cada vez de no dejarnos marchar. Y creo que eso es suficiente para pensar que pueda seguir siendo así.
    Te quiero mucho Cold me.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho esta entrada, creo que tienes mucha razón. Aunque pienso que a veces quizás a ellos no les importe tanto perderte a ti (al menos en mi caso), lo que tengo claro es que odio la sensación de perder a alguien y sentir que es irreversible.

    ResponderEliminar
  3. Al igual que tu pienso que cuando algo se resquebraja en la amistad o se empieza a sentir el frio no hay cirujano que una ni manta que arrope, ya que por mucho que lo demos todo, ya nada volverá a ser como antes....

    ResponderEliminar
  4. Perder a alguien nunca es agradable, y tener claro que no va a salir adelante, es otra gran putada, pero no hay mal que por bien no venga, a veces un adiós es la mejor forma de una nueva bienvenida!

    ResponderEliminar
  5. No me había planteado que echaba de menos un corazón en lugar de una persona. Gran reflexión y q duro es perder a alguien, pero más duro es perdernos a uno mismo.

    ResponderEliminar
  6. Perder a alguien es algo fatal pero no encontrate a ti mismo porque te falta esa prsona es peor.
    Genial.
    Besos!!! :D

    ResponderEliminar
  7. Cuando cambiamos el concepto que tenemos de amistad cambian muchas cosas. Demasiadas. Pero a veces es bueno camibar de gente, de ambiente, de absolutamente todo. No es tan apocalíptico como parece. Echas cosas de menos, pero te das cuenta de que no era imprescindible. No sé. Te lo digo por experiencia.
    Y para mi perderse no es despreciar una noche o algo. Sino un momento totalmente nuestro e intimo mientras paseas por calles de una ciudad desconocidas.

    Un beso

    ResponderEliminar